Apreciado lector, que no se bien porque vicisitudes del caprichoso destino, diste con este espacio, si bien buscado por interés o tal vez, es una mansa bahía donde recalamos en ocasiones, aquellos que nos precipitamos a las tormentosas aguas como se me antoja internet, la mayoría de las veces.

Pues siendo indistinto el modo o motivo y dependiendo del tiempo que pueda brindar a incrementar su mayor conocimiento por esta su casa, con su permiso, comienzo.

Es Industrial Bombonera del Sur, S.L., una empresa que nació con el nuevo siglo, e incipiente milenio, como hermanos. Fruto de la natural evolución de la matriz familiar, que fue en verdad “mi escuela”, donde sin edad aun para jugar, comencé a unir mis manos, a las de aquellos artesanos que hacían las distintas faenas, en el nº 10 de la calle Delicias, en Estepa.

Empresa familiar, de muy pequeña producción, pero enamorados por lo excelente, fuimos creciendo en variedad y cantidad, aumentando los conocimientos del uso de distintas materias primas, que hizo posible nuevos elaborados, poniendo en cada uno de ellos la pasión por lo bien hecho y el orgullo de lo inimitable. Rasgos estos que hacen inconfundible a cualquier producto que desde entonces he sabido crear.

Duldes tradicionales La Abuela Asunción

Si bien en los albores de esta nueva empresa, no hubo tiempo para dedicar a la inquietud del alma y todos los esfuerzos eran encaminados a afianzar los cimientos. Hoy en cambio con estos cada vez más sólidos, hacemos realidad nuestros sueños, realizando con pasión aquello que mejor sabemos hacer.

Sin ser creyente de las casualidades, no sé porque aras del destino y emulando a mi Padre Antonio de la Cruz González que a bien tuvo por nombrar a la empresa familiar, con el nombre del patrón del pueblo, San Jerónimo, cogí yo el de nuestra patrona “Asunción” para así llamar a la Abuela que será desde entonces el estandarte de nuestras mejores creaciones, como buena marca Gourmet.

A este proyecto se nos ha unido D. Leonardo Garrido Repeto, toda una autoridad en lo relacionado con la Navidad. Un poeta de los sabores, un enamorado de las formas, un caballero ejemplar que cuadra a la perfección con mi peculiar manera de entender los negocios, donde siempre ha de primar la satisfacción de nuestros clientes y nuestro mayor beneficio, son sus felicitaciones.

La Dulcería La Abuela Asunción, ha llegado para quedarse y crear cátedra con los valores de calidad, tradición y honradez que nos son propios y cuya verdadera historia, la empezamos a escribir ahora.

Miguel de la Cruz Jurado