Hace ya tres décadas, durante un viaje que hicimos mi esposa y yo por las bellas tierras de Mallorca, que tuvimos la ocasión de visitar una empresa, donde mostraban en distintas ventanas, los diferentes procesos de aquello que fabricaban. Nació en mi entonces la ilusión de mostrar como elaboramos, aquello de lo que me siento tan orgulloso.

Este sueño se hizo realidad el pasado año 2.017, dando como fruto, lo que el visitante puede apreciar: excelencia, fragancias, armonía, buen gusto y mejor hacer. Dotamos al espacio de un pasillo, donde el curioso, puede ver todos los procesos de nuestra elaboración artesana, como son: el cernido de la harina, el molido de la azúcar y de la canela, la mezcla de los ingredientes. La elaboración manual, la cocción en nuestro horno de leña, la elegancia de las “mantecaeras” liando a mano o el envasado de los productos. Todo ello a través de un cristal, culminado con celosías de madera, que dejan traspasar los aromas propios de nuestro obrador, ambientado con música clásica y los operarios pertrechados con trajes de época. Ellos como nuestro barquillero y ellas como la tendera representada en una de nuestras latas de Joyas Navideñas.

Tal cual se trabajaba antaño, trabajamos hoy en día en el Museo-Obrador, Dulcería La Abuela Asunción, donde además tenemos algunas otras cosas curiosas, como es una colección de juguetes de hojalata, la puerta de entrada, es muy antigua y esta bellamente labrada a mano, una caja registradora marca Internacional que data de 1917, un antiguo paragüero sombrerero, que me ha sido imposible datar, un organillo que aun funciona y una máquina de barquillos de 1847, la cual estaba adecuada para trabajar con carburo y que hemos adaptado al gas butano, para ponerla en marcha cuando tenemos visitas programadas.

En definitiva un lugar curioso, donde el visitante no se quedara impávido ante lo que con tanto esfuerzo y cariño, hemos sabido crear.

Nos puede visitar en:

C/ Ronda del Molino, s/n
41550 Aguadulce (Sevilla)
España

Google Maps